BEBÉ VENCE EL CANCER

24097170-0-image-a-57_1580413676546

Como todo matrimonio feliz y dispuesto a formar una familia Leann y Patrick Borden, recibieron con enorme alegría a la nueva integrante de la familia; Lilian.

Todo era felicidad para esta pareja de jóvenes padres, hasta que recibieron la terrible noticia de que su pequeña bebé de tan sólo 3 semanas, padecía de un tumor cancerígeno en la médula espinal del tronco encefálico.

Después del terrible golpe que significó esta noticia, concentraron toda su energía en el tratamiento que necesitara su pequeña hija.

Fue así como se trasladaron de Nevada, donde residen, a California, para visitar a un especialista. Pero las malas noticias no terminaban, porque a tan terrible diagnóstico, tuvieron que sumarle que el tumor estaba alojado en un sector del cerebro que no podía operarse. Era demasiado arriesgado.

Desesperados por ayudar a Lilian, ambos padres optaron por el tratamiento de quimioterapia, pero que al mismo tiempo, era muy costoso. De modo que recurrieron a la plataforma GoFundMe, para pedir donaciones y así poder cubrir los gastos médicos de Lilian.

Es de imaginar la angustia de estos padres que ya deben enfrentar el dolor y la incertidumbre de la enfermedad de una bebé tan pequeña y frágil, como para además, no contar con los medios económicos que significa el tratamiento. Todo eso, sin tener la certeza de que la quimioterapia pudiera ser efectiva; aunque ellos no iban a bajar los brazos y lo intentarían todo.

Leann cuenta: “Siempre quise ser mamá, siempre quise darle ese amor a alguien que me necesitara. El día que Lily nació fue el más feliz de mi vida. Aunque al poco tiempo me dieron una mala noticia, me dijeron que tenía cáncer. Ello me destruyó. Pero aun así la escogería nuevamente. Tenerla me ha abierto los ojos para saber lo importante de la vida y la familia. Ella ha venido a mí por una razón y estoy muy orgullosa de ser mamá.”

Pero Lily, como la llaman sus padres, tampoco iba a renunciar y se aferró a la vida con todas sus fuerzas. Después de tan sólo 3 semanas de tratamiento, logró curarse al 100% y ese fue el día más dichoso para sus padres. Fue como verla nacer otra vez.

Cuando dejaban el hospital, los padres de Lily, con ella en brazos, hicieron sonar la campana de personas libres de cáncer. ¡Estaban felices!

Todos los felicitaron y recibieron miles de comentarios emocionados por la buena noticia.

Unos padres amorosos, una bebé que dio pelea, unos médicos capacitados, la solidaridad de quienes colaboraron para pagar los costos y la bendición de Dios, hicieron posible este milagro.

Sólo nos resta desearles a los tres, una vida llena de felicidad. ¡No dejes de compartir tu bendición para ellos!

Compartamos este hermoso momento.

Comentarios Sociales